Fotografiando Nariño. 3 años después es un homenaje no solo a una tierra sino también a los amigos.

Mi intención en este blog es contar parte de lo que me inspira de una tierra como Nariño que desde los últimos 3 años llevo clavado en mi corazón y mi alma.

Mi gran amigo Oscar Moreno a quien tuve el honor de conocer cuando hice mi paso rápido por las aulas de la facultad de Derecho de la gloriosa Universidad Javeriana hace casi 2 décadas, es hoy un maravilloso abogado, de los buenos, buenos. Es un pastuso, que como todos los pastusos han desarrollado una inteligencia sobrenatural, es buen esposo, hijo, amigo y hoy en los momentos de escribir estas palabras, estoy absolutamente convencido que será un increíble padre. Él desde el día 0 en esta decisión de ser fotógrafo ha estado ahí, alimentando con su particular forma de sentir el arte, motivándome a seguir adelante.

nariño_carnaval_46

Oscar me llevó a su Nariño del alma a que yo registrara con mi lente cada rincón de su departamento y donde comienza a escribirse por supuesto el libro Nariño, Un Carnaval de Tesoros, que hoy es una joya para coleccionistas.

nariño_carnaval_28

nariño_carnaval_3

nariño_carnaval_4

Durante este viaje vi un pueblo maravilloso que aun se sostiene sobre sus bases de antaño y sobre su sangre cultural indígena y sobre sus montañas verdes y fértiles que lo convierten sin lugar a dudas, junto con otro departamento al que amo Boyacá, en la despensa de Colombia. Si te comes una papa margarita, seguro es papa pastusa.

Así llegamos al homenaje de esta tierra. Papa Pastusa, una forma de decir que es papa cultivada en el encanto geográfico del departamento de Nariño.

Durante estas ultimas semanas entre la frontera con el Ecuador, otro país que admiro, y Colombia, por supuesto la tierra que más amo del mundo mundial, tuve la maravillosa posibilidad de conocer lo que me hacía falta de esta tierra y no porque la haya conocido toda, no, es porque me di cuenta de algo, como una iluminación dentro de lo obvio.

Estando tomando fotografías para una gran empresa santandereana que hace trabajos en la tierra de Nariño, observé con cierto asombro un cultivo que me cautivó. Más de 100 hectáreas de papa sembrada.

Colombia y el mundo necesita de todos y cada uno de nosotros. Es decir, cada colombiano hace parte de una gran cadena de eventos, profesiones y situaciones que demandan nuestra acción urgente hoy, ahora mismo. Esta cadena no es de oración, es de acción.

Nuestro país se debate en luchas sin sentido, por no decir estúpidas, perdón por el lenguaje, mi madre me jalaría las orejas si escribiera como hablo, pero la realidad de nuestro país no es Santos ni Uribe ni las FARC ni la delincuencia común. Ellos son las manzanas podridas que están intentando dañar a una Colombia de millones más sana y madura que ellos. Somos un pueblo más maduro, pero no lo sabemos, somos más trabajadores, pero no lo sabemos, somos más talentosos, pero no lo sabemos, porque no lo sabemos? porque cada vez que intentamos quitarnos la venda se nos colocan cortinas para mantenernos en el extraño abismo de la oscuridad política, social, cultural y económica. Mientas que los colombianos no viajemos por Colombia y como preferencia tengamos otros destinos en el mundo, creyendo que son mejores que el nuestro, solo conoceremos lo que algunos periodistas ignorantes o canales politizados nos quieran vender y mostrar.

Papa Pastusa es un homenaje a todos aquellos que creen que no es posible sembrar y cosechar dignamente en nuestra patria, es un homenaje a la cultura campesina, a nuestra tierra, a cada uno de nosotros para que despertemos y contemplemos que sembrar no solo es un oficio para maestros sino es el oficio del futuro de nuestra patria. Papa Pastusa es cada uno de nosotros, Papa Pastusa es COLOMBIA.

PAPA_PASTUSA_FOTOGRAFÍA

 

Pin It on Pinterest

Share This